sábado, 13 de diciembre de 2008

Matías Miñán

Hay cosas que los números las estadísticas no van a poder decirnos jamás sobre un pueblo, datos que tienen que ver con la vida de la gente con historias de vida porque la grandeza de nuestro pasado ha determinado nuestra debilidad estructural a nivel social y cultural, es decir, hay comportamientos que tenemos los fraybentinos que están determinados por nuestro pasado que se puede ver en el presente y que pueden ser un riesgo para pensar mal el futuro pensar por ejemplo en que todos los problemas los puede resolver una nueva planta de celulosa. Es hora de que entremos a explicar la vulnerabilidad que tenemos frente a proyectos que den trabajo, de que “nos de lo mismo cualquier cosa mientras de trabajo”.
Con la finalidad de poder explicarnos y comprendernos un poco más y de que encaremos mejor las cosas porque al parecer queremos y estamos determinados a seguir vendiendo “nuestro rico patrimonio al bajo precio de la necesidad”. Hemos elaborado este artículo titulado
RIO NEGRO agenda 2020.


“La grandeza de nuestro pasado, la incertidumbre del presente y las amenazas del futuro”

Esto surge después de haber analizado dos estudios de desarrollo local, realizados uno en la gestión del Intendente Centurión denominado Agenda 2010 y otro estudio realizado por la fundación Botnia en mayo de este año. Utilice dos estudios realizados por Hugo Achugar, Director Nacional de Cultura, sobre consumo y comportamiento cultural a nivel nacional y otro estudio teórico realizado por Gabriela Campodónico denominado “El frigorífico Anglo: memoria urbana y memoria social en Fray Bentos” con estos documentos y libros.
Arribé a algunos pensamientos que tiene relación con lo que veníamos hablando el miércoles pasado en cuanto a problemas sociales y culturales del departamento a obstáculos que tenemos para poder desarrollarnos.
Fray Bentos no es una ciudad de viejos es una ciudad niños, adolescentes y de jóvenes que emigran por estudio por trabajo porque no le ven futuro a la ciudad. Según datos demográficos este departamento es uno de los más jóvenes con un 30% de la población menor a 15 años, es un departamento con la mayor tasa de desocupación del país y es el segundo más pobre del país.
Lamentablemente la sensación que tenemos subjetivamente a nivel cultural es que es un pueblo de viejos o de mente vieja.
Domina culturalmente, según algunos testimonios que hemos recogido, un sentimiento local de reiteración de las cosas y de estancamiento, al parecer las cosas se repiten, al parecer las cosas siempre están en el mismo lugar y eso refleja que una sociedad no cambia, siempre está igual, no se renueva en ideas, no tiene pensamiento joven.
También somos una sociedad conservadora ya que permanentemente vivimos del pasado (según estudios culturales hechos en el 2002).
Allí se desprende que “Fray Bentos tiene un trauma en su memoria”, el Anglo. Los datos de este informe sobre ese pasado mítico, demuestran la profundidad del problema que tenemos y pone en juego nuestra identidad: no tenemos, no hemos podido construir una identidad alternativa exitosa ante ese pasado que nos deja inmóviles y que no nos deja seguir adelante.
Las consecuencias que ha tenido este problema según deducimos de los estudios principalmente son: la poca visión empresarial que tenemos, porque parece que siempre estamos esperando que alguien venga a solucionarnos las cosas, mientras tanto estamos quietos, pasivos y no dejamos que nadie avance y mire y quiera salir adelante.
El crecimiento de centros religiosos en los últimos años en nuestra ciudad tienen que ver con esa esperanza, con ese esperar a un ser sobrenatural que nos da seguridad, que le da sentido a la vida ante la inseguridad y el sin sentido que tiene la vida actualmente. La gente que va a las iglesias no va a buscar la verdad, va a sentirse parte de una comunidad, a encontrar o hacer amigos, a divertirse. El liderazgo religioso de ciertos personajes en nuestra sociedad tiene que ver con esto ya que le da sentido y orden a la vida de mucha gente.
La inseguridad terrenal, que es cultural, la amenaza de no poder integrarse en esta sociedad del cuanto tienes, cuanto vales, que determina nuestros amigos, nuestro relacionamiento con los otros, se suma a la incertidumbre de no conseguir trabajo, lo que determina la angustia de la gente y la desconfianza mutua.
De los estudios se desprende que no hay motivación para emprendimientos desde la propia comunidad por esa dependencia histórica con el extranjero (que vamos a explicar mas adelante), no hay competencia, no queremos superarnos en el buen sentido, sino que cuando alguien se separa del montón (si es un actor local) empiezan las sospechas de sus pares y del resto. Esa chatura pasa a nivel comercial, pasa a nivel artístico, pasa a nivel político partidario, pasa en todos lados.
Y el resultado histórico que hemos tenido con esta actitud es que vienen los de afuera y nos pasan por arriba. Y el problema de que vengan de afuera a hacerse la pelotita es que no nos damos cuenta de los recursos naturales que tenemos, pero fundamentalmente de la riqueza humana que tenemos.

DESARROLLO

Entonces para desarrollar nuestra idea manejamos la siguiente hipótesis: La poca valoración que tenemos de nosotros mismos, de salir adelante en base a proyectos nuestros, a emprendimientos colectivos, a emprendimientos locales, a capacitación local de recursos humanos para innovar y no copiar, está determinado culturalmente por:
La sociedad posmoderna donde importa lo personal más que lo colectivo el individualismo y la indiferencia ante los problemas, ante las tristezas de la gente , la angustia y la desconfianza mutua por el miedo que muchas veces tenemos ante inseguridades y amenazas propias de la actualidad, como desarrollamos anteriormente, etc.
Hay explicaciones locales que tienen que ver con nuestra historia ya que nuestros problemas económicos han sido resueltos por gente de afuera, por el extranjero: en el caso del Anglo son los ingleses, en el caso de Botnia son los finlandeses los que han sacado adelante a la ciudad.
El Anglo además caló tan hondo, solucionó tantos problemas, determinó tanto en la vida, en la felicidad y en su infelicidad también, que generó una actitud paternalista, una actitud de dependencia, cuyo éxito, cuyo futuro posible pensábamos que se iba a repetir con Botnia pero lamentablemente no es así, y los números lo demuestran, la gente lo sabe porque no es boba.
Vaz Ferreira decía: “No existe la formula única para el éxito no hay una sola receta que nos resuelva todos los problemas” no esperemos y no deseemos en el futuro eso porque nos estamos engañando. No creamos en promesas futuras que vayan en esa dirección, en relatos basados en que va a venir otro planta a solucionarnos todos los problemas.
Los relatos en el comienzo de la instalación de las plantas de celulosa apuntaban en ese sentido, el discurso político, el relato de la gente soñaba, añoraba un futuro en el cual la película del pasado parecía repetirse: los extranjeros son los que nos salvan y nos dan vida.
Vaz Ferreira decía “el que cree deber dar importancia solamente a uno de los factores, se condena a no dar importancia a los demás. Se condena fatalmente a pensar mal.”

CONCLUSION

Objetivamente somos un departamento de jóvenes, lo dicen los números, pero culturalmente somos un departamento con mente vieja, un departamento dependiente del pasado, dependiente del extranjero, con poca capacidad de emprender cosas locales porque “no tenemos puesta la camiseta de Fray Bentos” no creemos en nosotros y eso como decíamos anteriormente tiene explicaciones sociales y culturales. Hay explicaciones objetivas, científicas, no se trata de una opinión solamente.
El discurso político debe comenzar a transitar por un mensaje que apunte a nuestra independencia y localismo fraybentino que empiece a machacar la cabeza de la gente, para que nos demos cuenta de una vez por todas de dónde venimos, quiénes somos y podamos saber hacia dónde vamos. En otras palabras tener memoria.
Esa es la utilización que hay que darle a nuestra historia, eso es lo que hay que enseñarle a los gurises en el liceo, un localismo para realmente luchar por las cosas que importan, para que valoremos la riqueza natural que tiene esta región del país, de por qué todos quieren venir a poner sus negocios en esta región, para que sepamos valorarnos, sepamos valorar lo que tenemos como sociedad, como seres humanos, sepamos valorar la capacidad humana de trabajo y esfuerzo que hay en este pueblo.
Porque los extranjeros ¡nunca nos han regalado nada!, es nuestra riqueza natural y humana la riqueza que quieren explotar, son ricos gracias a nosotros y hasta que no nos demos cuenta de eso, no nos vamos a ser respetar entre nosotros y no nos vamos a saber valorar.


RECOMENDACIÓN

Salimos adelante con trabajo local, con emprendimientos locales.
Salimos no teniendo miedo, ya que el miedo nos mantiene aislados y nos hace más violentos.
Salimos con organizaciones sociales que trabajen en equipo, que se vinculen más con la gente, todo depende de nosotros mismos, esa es la frase, esa es la lucha social y cultural que tiene Rio Negro en su agenda de aquí al 2020 nada podemos esperar sino de nosotros mismos ¡acuérdense! “nada podemos esperar sino de nosotros mismos”.
Será muy difícil cambiar algo sino creemos en nosotros mismos.

7 comentarios:

luciana dijo...

hola queria sa ber si la muestra de cuadros de poemas y de articulos o manifestaciones tiene la intencion de ser una revista o algo asi

saludos

Anónimo dijo...

Bueno Matias sos el que cosecha mas comentarios, ojo eso acarrea envidia jajaj, vos sabes el pajaro Cansani comento sos grande

andrea dijo...

Bueno... tuve que escribir....

La gran mancha negra.... y creo que tenés razón. eso es el anglo para TODOS y TODAS las fraybentinas...

Ahora... quizás las cicatrices todavía no estén curadas y la mancha continué sangrando por algún lugar...

y eso se nota... como vos bien decías...

pero se nota más porque a mi me da la impresión de que la sociedad fraybentina tiene un tinte de masoquismo... es decir... les gusta que la mancha siga abierta... Así como veneran el esqueleto de lo que un día fue un resplandor (ya que tanto alemanes como ingleses se forraron con patrimonios uruguayos... como los finlandeses ahora), veneran de alguna forma el seguir siendo victimas de lo que fue y no es más.


No sé si un sentimiento localista nos salve, Creo que el acervo cultural tan cosmopolita de alguna manera nos juega en contra. Y es que el europeismo que trajeron los inmigrantes... que en las condiciones en que venían trabajaban igual por el plato de comida (no quiere decir que el anglo les ofreciera solo eso) mas que nada nos enseñó sentirnos agradecidos por aquellos que nos “daban trabajo” (viendo al trabajo como un favor que nos hacen y no como un derecho que nos corresponde) Cuando los inmigrantes comenzaron a cosechar la siembra del trabajo, el anglo acarreó al capitalismo… la “american way of life” lleno los ojos si perder el anhelo de la más refinada opulencia europea… y el resto es historia.

Y los que quedaron después fueron los hijos, que no vivieron la primera parte, la de reventarse el lomo trabajando, más que nada vivieron la segunda, en donde se disfrutaba de los beneficios… Y las experiencias son intrasmisibles. Pero el dulce siguió creciendo. Porque ahora los hijos del anglo podían ocupar empleos estatales, trabajos burgueses que con mínimos esfuerzos y bastantes facilidades propiciaban el status quo… otros optaron por convertirse en profesionales, que con suerte también ocuparon empleos estatales, con sueldos un poco más interesantes. (No hace falta explicar lo que Florencio Sánchez cuenta en “m’hijo el doctor”) La intendencia lleno el vacío que dejo el anglo y todos felices de nuevo


Pero no todos comen de la torta….

Los que no pudieron comer… no comieron,

La concentración de adolescentes y niños generalmente se encuentra las periferias, Fraile Bentos no se escapa a eso.

El barrio las canteras y sus aledaños son los de mayor densidad demográfica, por supuesto también son los que menos servicios sociales, ambientales y mucho menos culturales tienen.

Y aunque sea inverosímil… tampoco hay una conciencia de que nada podemos esperar sino de nosotros mismos. El estado y, desde siempre dio demasiadas facilidades… pero no dio lo que se necesitaba de verdad… y después ya se hizo más cómodo vivir así… y el status quo permanece inalterable…

Ahora, remontar la cometa con este panorama se hace complejo. Pero generalizando tampoco llegamos a nada…
Hay gente que quiere cambiar, y ya estamos llegando a la tercera generación después de los inmigrantes, los que se mantiene en el status quo se están quedando viejos y hay gente que quiere cambiar… las revoluciones llevan tiempo, pero cuando les toca el momento son imparables.
Buna nota… gracias
Saludos

Matias dijo...

Muy interesante tu análisis, si sos de Fray bentos estaría bueno que te comunicaras con nosotros para poder aprender un poco mas, te saluda Matías y me quedo con la última parte ..."las revoluciones llevan tiempo pero cuando le toca el momento son imparables"... arriba fraybentina y mucha suerte.

Matias dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Uruguay-Montevideo-Río Negro dijo...

Gracias Andrea, de verdad el tuyo es un gran comentario.

andrea dijo...

jajajaj, recien hoy veo el comentario, (es que antes leía el blog desde mi celular y es bastante complejo) intentare participar más.
saludos