lunes, 12 de enero de 2009

Matías Miñán

Reflexiones sobre Botnia, Fray Bentos y sus “anónimos”: la administración del fracaso y la construcción de un discurso hegemónico local.

Por la chicharra heteroista, exclusivo desde la ciudad luz…

Es increíble, una sola administración de gobierno (nacional y departamental) puede ver el éxito y el fracaso que resulta construir una planta de celulosa en un país. El éxito fue efímero, mucho más corto de lo esperado. El fracaso resultará largo. La administración del fracaso se disimula de la siguiente manera : promover espectáculos musicales, obras de beneficencia social, visitas a la planta, contratos con los medios de comunicación ; estrategias de marketing ecológico y marketing Anglo-nostálgico; naturalizando en el discurso la idea de que "estamos mejor", "de que da trabajo", de que “nos ha cambiado la vida”, como verdades evidentes e incuestionables; denigrando a las personas que piensan diferente, que ven otra cosa, que no creen en su verdad; el discurso a favor se construye excluyendo y estigmatizando las voces contrarias a la instalación de plantas de celulosa en cualquier punto de nuestro país; tratando de oscurecer la vida de los otros por pensar diferente, por no ser tan "optimistas" como aquellos que tienen contratos exclusivos con Botnia, con el "establischment" fraybentino y nacional que está relacionado de una manera u otra con la empresa (a la derecha y a la izquierda del mapa político y social, local y nacional)*.

Estas "estrategias sin estrategas" y otras estrategias con nombre y apellido pretenden legitimar y construir un poder o más bien un "discurso" o ideología dominante y hegemónica/o que disimule y administre este fracaso que para la mayoría de los fraybentinos iba a ser una cosa y terminó siendo otra.

Engañar significa: dar a la mentira apariencia de verdad //2.Inducir a otro a creer y tener por cierto lo que no es. //3.Producir ilusión, como acontece con algunos fenómenos naturales.//4. Entretener, distraer. Engañar el sueño, el hambre**. Sin palabras.

Analizar, desmenuzar, desenredar el nudo o problema más allá de manipulaciones bíblicas o nacionalistas resulta un ejercicio imprescindible para cualquier fraybentino que esté al tanto de lo que ha ocurrido con esta reyerta en los últimos años.
Dios, Satanás, Gardel, el dulce de leche, niños con cuatro ojos y tres piernas, 8000 empleos, liceos militares, todo se metió en la discusión, eso sí, ¡democrática!
Resulta interesante relacionar la verdad (el conocimiento verdadero o falso de la realidad material-concreta o de la realidad simbólica) desde el punto de vista epistemológico y la ideología. En este sentido la ideología (sería mejor hablar de discurso) es tomada como: ilusión, distorsión, mistificación de la realidad, en todos los casos interesada***.

La verdad se la podemos decir a la gente, se la podemos justificar con números "objetivamente" (el artículo anterior comienza evaluando la situación actual de nuestro departamento según criterios científicos), le podemos mostrar el fracaso al país de mil maneras, pero va a ser la lucha quijotesca de unos pocos que no tenemos ningún interés (o compromiso) económico sino un interés, tal vez, moral de búsqueda de la “verdad” (que no pretende ser absoluta) del “bien común” de la “felicidad común” (o por lo menos investigar para que no nos engañen, para que no nos mientan); que en la práctica tenemos que poner la cara, porque nadie se atreve a hacerlo, porque los "anónimos" están a la orden del día, porque a nadie le sirve hacerlo, porque somos nosotros los que vamos a sufrir estigmatizaciones, descalificaciones, criticas de todo tipo y color, porque al parecer hablar en contra de Botnia es como decir que Dios no existe, que es un mito, y precisamente (para las chicharras) dios no existe, es un mito.

Eso sí, las chicharras no creemos en dios pero tampoco en el diablo. Y detrás de la creencia está el discurso o la ideología de quienes creen en este nuevo dios y también en este nuevo Satanás. Seguramente se imaginarán quiénes son sus sacerdotes en nuestro pueblo, y del otro lado (de la orilla), quienes son sus detractores.

Por lo que corremos el riesgo de ser incinerados en el medio de la plaza pública por no creer en lo que muchos creen que es la verdad (mas allá de que se justifique mirando autos y motos los domingos en la rambla). Corremos el riesgo de quedar atrapados en su manipulación. Hay muchos "anónimos" haciendo cola para poner un leño o un papel. Nos han mandado a la guerra con un cuchillo de plástico, me decía un amigo, haciendo alusión a una posible lucha de los pueblos frente al capitalismo trasnacional.

Si nos atraparan a todos aquellos que están de acuerdo con este artículo y saliera un decreto que diga lo siguiente: ... "incinérese a todos aquellos que lean esta blasfemia y estén de acuerdo, a las 17 horas, en la pérgola de la Plaza Constitución”…, los "anónimos" dejarían de serlo y vendrían con baldes de nafta y queroseno a apoyar tamaño evento auspiciado por...

Reiteramos, Fray Bentos vive de palabras mágicas y no de hechos (en realidad el ser humano); ilusiones, creencias, visiones, fantasías y nostalgias que nos ayudan a vivir que le dan razones a nuestra existencia (está bien porque nos ayudan a vivir), pero muchas de ellas nos emborrachan y nos acostumbran al festín del capitalismo trasnacional, a tardes de Rial y noches de Tinelli, a sueños de plástico, a ver borroso, a no vernos, a caminar a los tumbos sin poder aferrarnos de algo más o menos firme y duradero, jugando a la quiniela todas las tardes para ver si se agarra algún pesito. Nos han hechizado. Estamos sugestionados.

No podemos olvidarnos de nuestras evidencias, dice Robert. Nos sirve "cualquier cosa que de trabajo" dicen los fraybentinos. Si algunos políticos tuvieran la idea de vender Fray Bentos a una sociedad anónima (que dé trabajo) mucha gente estaría de acuerdo, me dice otro amigo. De hecho está pasando con nuestras tierras, le contesto. (En la remembranza surrealista me olvidé de Daglio). Con el carnaval y con el Balneario Las Cañas quieren hacer, en parte, lo mismo. Somos irresponsables e inmaduros hasta para quejarnos****. No podemos comunicarnos entre nosotros. No creemos en nosotros mismos. Nuestro mejor amigo es el cantinero. Nos falta valentía para salir del "anonimato" y hacernos un poco más responsables de nuestro destino, distinguiendo (como dice Robert) lo necesario de lo accesorio. Falta reconocimiento y también redistribución. Nos gana la pereza y la resignación.

Muchos periodistas (lamentablemente por necesidad) piensan con el bolsillo y la democracia es insostenible bajo esas condiciones. No existe la independencia ni la tan difundida “objetividad” o “neutralidad”. La noticia es una construcción político-cultural, dice Raúl Zibechi.***** ¡Primicia! dice radio…

Fray Bentos tiene que pasar por el "Zambois", nos han decretado "cataratas" porque al parecer vemos lo que está cerca y nos resulta difícil poder distinguir lo que está más lejos. E incluso sería mejor poder hacer la operación en Cuba para entender y querer un poco más ese pueblo que tanto odiamos******.

*Todas estas son las estrategias principales de legitimación (ideológica) de un poder dominante según lo que interpreta la Prof. Lía Berisso leyendo Terry Eagleton.
**Diccionario Enciclopédico Universal, AULA.
***Curso de Epistemología, Prof. Lía Berisso, pág. 4, semestre básico común, FHCE.
****Un “vecino” del barrio J3 salió con su auto cerca de las 4 de la madrugada haciendo ruido con la bocina de su auto en protesta de un grupo de jóvenes que se reúnen a tocar candombe en la plaza del barrio. Sin palabras.
*****Periodista del Semanario Brecha.
******Casi todo esto último pretendió incorporar ideas de los artículos de Robert Urgoite.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

creo q vos x ver lo q pasa de lejos podes darte cuenta mejor d las cosas. aca la gente esta pirando como me repite lucia cada vez q tenemos q interactuar con el resto.
aca todos creen lamentablemente q lo q se dice en la tv es la unica verdad. botnia le pego a este pueblo durante un tiempo pero como todo el bajon dura mas y hay algunos q aun se quieren convencer q es lo mejor q nos ha pasado en años. se vive bajo la sombra de algo q realmente no existe xa la ciudad sino xa el exterior.

Anónimo dijo...

perdon x quedar como anonimo es q olvide mi contraseña soy GEORGINA

Matias dijo...

Lamentablemente la incapacidad de critica y reflexión es una de las consecuencias que provca el estar sentado frente al TV durante mucho tiempo, y tal vez Fray Bentos es un gran pantalla. Lo que se dice en la TV , en la radio, esta cada vez mas lejos de la realidad material concreta de la gente pero a veces la gente no busca la verdad o darle alguna explicacion o comprension a lo que le pasa, busca el entretenimiento,por lo general los programas que dicen algo relevante no tienen raiting no tienen apoyo comercial, etc, hoy todo es espectaculo. Los paraisos artificiales a la larga terminan en bajon del cual es necesario aprender y no perder la memoria para ser un poco mas libres. Uno de los objetivos del bolg es comunicarnos mejor, para eso tenemos que comprendernos y conocernos mejor. Gracias Georgina por tu valentia y salir del anonimato.

José J. dijo...

Lo del anonimato, no como una confesión de iglesia, ni como una una intención epístolar amorosa, sino más bien como un poderoso ejercicio cibernético de autodespersonalización, a la larga termina por habilitar un coraje vergonzoso que. Lo del nombre es importante, y no tanto, digo, se puede inventar, no hay problema.

También está bueno cuando hay un compromiso con la propia opinión y esta coincide con un referente, cuando el anonimato refiere a un agradecimiento o un golpe conceptual o un descargo. Pero el anonimato demasiado agresivo fabrica enemigos que piden desambiguación y el que escribe puede convertirse en un persecuta.

Por suerte hay personas como Matías que pueden concluir algo más certeramente justo que estas vueltas, salir del anonimato es conocernos, integrarnos.

Saludos

fraybentino feliz dijo...

El resentimiento aldeano no es ninguna novedad en la psicología social. Fray Bentos una pequeña y abandonada aldea, de un día para otro se ve en el centro del mundo.

No es fácil, años de sobrevivir de empleos públicos y jubilaciones del Anglo, mientras la riqueza del departamento se generaba en Young.

Así resulta que a un señor con una billetera con mil millones de dólares le da por pasar por nuestro decadente pago, y claro, alcanza con hacer la cuenta 0,001% de mil millones y es mucha plata. Si logro hacerme de una partecita de eso estoy salvado, habrán pensado muchos.

Y como todo en la vida, algunos aprovechan la oportunidad y les va bien –en Fray Bentos hay y muchos-, otros no les cambia mucho la vida, y otros les va bastante peor que las expectativas.

Es demasiado evidente que este artículo resuma expectativas personales frustradas por donde se lo mire.

En general los que les va bien hablan poco, y los que les va por debajo de las expectativas tienen que construir el discurso de la autojustificación.

“¿Cómo yo, que tengo elevadas dotes intelectuales me quedé afuera de esta fiesta?”

Es demasiado provinciano este artículo como para disimular esa pregunta.

Así entonces, aparece la conspiración, la gente alienada por una empresa perversa y políticos corruptos, periodistas vendidos, los contratistas que logran contratos de la empresa vaya a saber como, y un largo rosario de etcéteras.

Como siempre, la culpa la tienen otros, los malos como en las películas.

Un análisis que presume de superador, cae un un patético simplismo.

Si quieren buscar referencias teóricas miren por ahí, teorías conspirativas, autojustificación, nihilismo. Ni siquiera son novedosos, está todo escrito.

Muchachos, con esa filosofía del resentimiento no van a salir del pozo. Lo van a seguir profundizando, ahora con la ayuda cibernética de un blog.

Nadie te regala nada en la vida, y si no te toca agarrar una herencia o sacarte el cinco de oro, la receta es más que conocida, laburo y estudio, y si no alcanza más laburo y más estudio, y si el pueblo no da, hacer la del Pájaro, hacer las valijas e irse a donde las cosas den.

Llorar para que otro me resuelva mis problemas es como bastante decadente. Menos mal que al Pájaro no se le ocurrió quedarse a penar en Fray Bentos.

Es así, es la historia de la humanidad.

Leonardo dijo...

Si este articulo de Matias no puede ocultar que proviene de una situación social y personal, tu comentario (fraybentino feliz) menos todavia... aunque eso no creo que sea un defecto, como sí es un defecto una pretendiada objetividad que larga verdades desde ningún lugar tratando de hacerlo desde todos. Aparte el artículo, màs que resentido, es quejoso, lo que me parece bárbaro; mucho mejor que la actitud de "el mundo es así, nadie te regala nada, hace la tuya y no llorés", posición conservadora y amargada dicho de paso. Habría que valorar a los que ven astutamente donde estan parados, no se conforman, y se dan cuenta de lo artificial del supuesto progreso que trae una multinacional a un pueblito como Fray Bentos en américa latina. No, no es una conspiración, es cierto, es aprovecharse de que todo el mundo acepta como legitimas unas reglas de juego que perjudican a la mayoría. O acaso no funciona así el capitalismo desde sus comienzos?

fraybentino feliz dijo...

Leonardo:

Bien, permítaseme razonar por el absurdo: ¿Es qué acaso Fray Bentos estaría mejor si Botnia no se hubiera instalado? ¿Habría sido acaso una sociedad más justa?

En todo caso la presencia de Botnia lo que hizo fue poner en evidencia situaciones preexistentes que en este blog se han relatado. Un empresariado local con escasas capacidades. Jóvenes con pobre formación. Una sociedad caída en la abulia de un pasado glorioso del Anglo que se fue.

En esa situación era por diversas razones previsible que mucha de las oportunidades que se generaron terminaran en manos de no fraybentinos. Hasta por un tema de escalas. Ningún pueblo de 20.000 habitantes del mundo tiene la capacidad de suministrar todas las necesidades personales y empresariales de un emprendimiento de esta naturaleza.

Estaría bueno que la discusión fuera por la positiva. Cómo hacemos los fraybentinos para maximizar las oportunidades. Cómo hacemos para generar instancias de crecimiento cultural. Sin embargo se cae en el flagelante e inconducente relato que dice “Botnia no nos resolvió nuestros problemas”.

Y peor cuando se termina en un más paralizante planteo, “la culpa es del capitalismo”. Si la prosperidad va a llegar el día que nos saquemos de encima el capitalismo estamos complicados.

Pero bueno, si a alguien no le gustan las industrias, las inversiones, los políticos, el capitalismo, los finlandeses, el barrio Jardín o Botnia, todo bien, tiene la posibilidad de la acción política, o la acción social. Yo también me congratulo. Eso si, me permito discrepar en el análisis que hacen de más de un punto. Espero que no moleste.

Hasta en otros artículos que leo en el blog se hace referencia a la supuesta contradicción de las Canteras con el Barrio Jardín. Es curioso. Durante años Fray Bentos como cualquier punto del país padeció contradicciones, y lo más patético era que las Canteras terminaban siendo justamente cantera de los políticos burgueses ricos de Fray Bentos.

Sin embargo ahora en el Barrio Jardín no tenemos burgueses que medran con las desgracias de los pobres. En su inmensa mayoría son gurises menores de treinta años, uruguayos, provenientes de familias de laburantes, egresados de la educación pública, que llegaron por su esfuerzo y no por alcahuetear a nadie ni por la cuna, que tienen una oportunidad que de no haber estado quizás hubieran terminado con el pasaporte. Quizás deberían ser un ejemplo para la juventud fraybentina.

Y permítaseme el atrevimiento del optimismo ante tanta mala onda. Y agrego para reafirmar mi optimismo que soy de los que los voté –siempre- y los pienso volver a votar. Creo que todo esto va en el buen sentido. En el de generar oportunidades, en el de traerle un poco de oxígeno a una sociedad como la fraybentina que en algunos sectores sigue enroscada en sus fantasmas del pasado.

Sería más que paradójico, que haya jóvenes que en nombre de la legítima rebeldía, repitan sin mayores variantes algunos comportamientos depresivos de adultos fraybentinos. Así no se construye futuro.

José Jorge dijo...

Si así es la vida ¿para qué vas a andar jodiendo?
(intervención al primer comentario de "fraybentino feliz")

Desambiguar un opinólogo que tiende demasiado al posmodernismo es algo sencillo, pues quiere meter cosas que leyó en forma de final contundente de un tiempo, así como encarar el frustrado comienzo repetido de otra historia cronológica. Por el simple hecho de que no está todo escrito, es decir "no todo está dicho" y en el año 2000 no nos mató un cometa, por suerte, me dije que yo no era posmodernista y que la historia no había culminado, tampoco tenía que decir que todo fue, se terminó, que está dado, que no hay que fijarse en el fondo del pozo (en realidad más me hace acordar a la cosa de Shakira que "no cree en Carlos Marx", por suerte).

Siquiera me cabe en la cabeza que alguien conciba a Botnia como una fiestita de la que no "pudimos" sacar partido. Ahí está la trampita. Hay que analizar siempre ese fenómeno y no verlo como una cosa obvia, porque nos hacemos suscriptores de una revista linda con un árbol en la tapa.

Hasta el "y como todo en la vida" venía perezosamente bien. Si se me permite quisiera preguntar sobre lo de expectativas frustradas personales, me parece un absurdo comentario personal, un desprecio bastante retrógrado, tal vez la intención era otra.

El reduccionismo exacerbado en un discurso de dotes lineales también merece un análisis. El desprecio de la primera parte se ha querido justificar en la enunciación y probablemente, siendo buena, por querer mostrar claridad de conceptos en su tiradez epistémica, esconde (en este caso muestra) un tino ideológico y moral que me gustaría entender y que no es parte de un complot visible para sus integrantes, pero forma parte sí de un discurso requerido para solucionar el vacilamiento político y el cocimiento argumentativo, de quienes pueden afirmar que Botnia no hizo nada "por el pozo", y que eso es normal, ya lo habían dicho, e intentan ridiculizar un medio alternativo. Igualmente rescato de ello que falta meterse más en el pozo, donde hay mucha gente.

No vale! Estás engañando con construcciones suspicaces refregadas contra ultra frases conocidas que bien pueden aparecer en un libro de poesía de Jorge Retamosa o en un argumentador fraseológico como la fraybentina: nómbrese la palabra "aldea" y la concepción del trabajo, esperamos que no nos vayan a hablar del amor porque estamos fritos. En un solo planteo puede aparecer el detonador abstracto"como todo en la vida" o el apocalíptico cristiano "es la historia de la humanidad" Creo que la aseveración es un tanto literatura fantástica, gustosa pero en el fondo increíble, claro, esa es una de sus certezas.

Igual está muy personal la historiografía de la vida y de la humanidad machacada contra la espalda de un Fray Bentos que yo nunca vi de una manera tan fría y extranjera como aparece en el comentario.

¿Te das cuenta de que cada párrafo se inicia con una sentencia? Una verdad gramaticalmente inamovible. "Todo es así", "es demasiado evidente", "en general", "nadie te regala nada", "muchachos". Yo insisto en la idea de que eso esconde una pregonería no solo gráfica, sino funcionalmente reumática y se puede no ser retrógrado usando al nihilismo, a Nietzche, a Aristóteles y a cuanta referencia se te cruce. Ahora fijate bien las frases que usaste:

"El resentimiento aldeano no es ninguna novedad en la psicología social."
Tenés razón, pero no creo que se pueda usar de forma tan fea la psicología social, además aplíquese por ejemplo a un grupo de empleados, por ejemplo en la Dirección de Cultura, que quieran hacer cosas y no puedan, puedo pensar que hay otro resentimiento aldeano, uno más crudo y más inocente del que forman parte.

"En general (a) los que les va bien hablan poco, y los que les va por debajo de las expectativas tienen que construir el discurso de la autojustificación."

Te deben dar asco los gremios, las protestas estúpidas de pobres, sobre todo las reivindicaciones laborales, las luchas obreras, esa cosa .

"Si quieren buscar referencias teóricas miren por ahí, teorías conspirativas..."

Pienso, viendo tu sobrada, que hay una conspiración sin intención que repite la frase de que los pobres no trabajan porque no quieren y no tienen una educación buena porque son vagos, lo que me parece tremendamente asqueroso. No creo en eso. Podemos debatirlo otro día.

"Nadie te regala nada en la vida, y si no te toca agarrar una herencia o sacarte el cinco de oro, la receta es más que conocida, laburo y estudio, y si no alcanza más laburo y más estudio."

Esta frase que seguramente la deben haber repetido muchos milicos de la dictadura y muchas viejas calientes sazonadas por esa época, evoca una idea que da de lleno en Río Negro y que ha evolucionado de una recomendación a un reproche vacío. Esto sí te recomiendo sacártelo de encima, porque cada vez que usés esta frase estás haciendo bosta a los gurises que están en tu pueblo, que deberían contestarte. Porque con esa concepción matás además miles de años de historia, toda la cultura, las ciencias, hasta reventás a los vagabundos, a los pobres, a vos mismo.

"Llorar para que otro me resuelva mis problemas es como bastante decadente."

Otra vez dejás de lado a la gente marginada, tal vez crees que no existen, bien individual, bien centrado, bien yo, mirá que acá hay unos cuantos yos distintos.

"Es así, es la historia de la humanidad."

Lo demás es relleno.

Lo que se expone en el blog, no es una filosofía del resentimiento, es una alternativa a estas opiniones, en ciertos casos de artículos. Yo creo que hay abundante para hacer distinto a lo que hay, yo sí creo que no es autojustificación mostrarse y también creo que hay que profundizar en el pozo para que vayan saltando de ahí opiniones Y ELEMENTOS DE ANÁLISIS como estos. Así no se puede ver mucho en lo que se considera poco.

Saludos

fraybentino feliz dijo...

José Jorge:

Es curioso. A la dialéctica supuestamente impuesta por el pensamiento único, se le contrapone otro pensamiento único.

Como no me siento cultor del unicato, los veo pasar volando. Es que en cualquier caso, los grises son siempre muy incómodos, borrosos, sólo transmiten inseguridad.

Que mejor que un buen negro o un buen blanco. De un lado los míos y del otro los malos, los perversos, los padres de la exclusión y cuanta maldad ande en el mundo.

En cualquier caso, esas dicotomías se caen. Más temprano que tarde, e incluso a veces en forma trágica como en la generación que por estos años comienza a configurar causal jubilatoria. Es que los atajos, son una excepcionalidad historiográfica. Pregúntenle a Mujica para más datos.

En cualquier caso, bien que celebro este debate fermental.

En ese marco, sin ánimo de importunar, para mi gusto –ante la infelicidad de las sentencias afirmativas- son demasiadas reminiscencias recicladas de un pasado idealizado. No demasiado diferentes a las que se pueden encontrar en el mostrador de un boliche –de los de antes- sin demasiadas aspiraciones intelectuales.

Ese duelo eterno que para muchos resulta irresoluble, y se recicla en algunos exponentes de generaciones que jamás vieron entrar una vaca al frigorífico. Y cuando parecía que venía un nuevo Anglo, la frustración, corregida y aumentada. Tarea urgente de la hora, la búsqueda del malo de turno. Búsqueda demasiado sencilla por cierto. Ya que no fuiste héroe serás villano finés.

Siempre hay un no, hay un malo que coarta mis propuestas. Me tocó tarde llegar al paraíso. Y no faltará también quien añore al buen político clientelista, especie felizmente en vías de extinción, aunque se resisten, y la clientela no deja de soñar su esperanza.

Si, somos poetas, pedimos lo imposible. Al otro, al que asumimos nos lo puede dar. Y tras pedido, frustración en interminable sucesión.

Bien, quién podría negar la legitimidad de la demanda y la protesta.

Pero si de lo que se trata es de construir espacios de cultura, de reflexión, de creación, hay que empujar y empujar. Es la historia de los creadores de cultura en Uruguay y el mundo. Y no siempre construyeron sus logros con políticos o mecenas.

No creo que con un diagnóstico quirúrgico y frustrante de una realidad se pueda construir alternativas. Es lo que veo en el blog. Está bien, pero aflójenlé un poco, para sacarse a Tinelli de encima alcanza un teclazo en el control remoto.

Claro que el pozo es muy jodido. Aunque a veces da la seguridad de la cueva. Hay vida afuera del pozo. Vida que nos puede remover preconceptos, laburar con el otro, incluso con el que asumimos como malhechor de nuestras desgracias.

Encerrados en un pozo en blanco y negro, todo se acota. La vida son las infinitas tonalidades de gris y de color. Es difícil. Hay que animarse a transitarla.

Anónimo dijo...

Cielo de los muchachos.
...Están cambiando los tiempos,
con muchachos dondequiera,
esta el cielo en rebeldía,
que verde viene la lluvia
que joven la punteria.

Anónimo dijo...

Matias por saber a cuanto se margina un dia me vi perdido en la cocaina y te digo que Fray Bentos esta Hueco en contenido todos quieren ser parte del Show