lunes, 19 de enero de 2009

La proclama (representación de un posible sentir popular)

Para contribuir a una idea de la realidad, difundida por el discurso del poder que amontona una serie de individualidades y constituye a su alrededor una coraza socializada que actúa a modo de escudo contra el dialogismo popular, se necesita por lo menos ensancharla, es decir agrandar la idea de la realidad, para que no se sienta amordazada por una vinculación voraz de elementos, de monocultivo de interpretaciones.

Solo vamos a tomar un hecho que muchos conocen, cuya realidad parece fundarse en la presencia masiva y haremos algunas sencillas apreciaciones. Me referiré a la marcha de marzo del 2006 (“a favor de la instalación de las papeleras y en defensa de las fuentes de trabajo”) realizada en Fray Bentos y a la que un sinnúmero de organizaciones y personas asistieron culminando con una proclama en el Teatro de Verano, símbolo de la estética y albergue no transitorio de público de espectáculos.

A esta contracción, comenzada justamente, ayudaron las radios locales y un discurso, recorte de una supuesta realidad, que comenzaba a mostrarse como revelador de una salvación frente a la decadencia de empleo, contrapuesta a los cortes de ruta. La presencia masiva resignificó el papel de la radio, le dio una entidad de autoridad en sus aseveraciones y devino en melosa propaganda. Muchos periodistas sintieron la necesidad de defender desde su melodía corta, algo que podría repercutir en la masa oidora de los fantásticos programas mañaneros, muchos defendieron el trabajo, hoy hay que escucharlos con atención, “requechando” ejemplos de progreso en lugares inverosímiles y hablando de visitas “por la Planta”, el nuevo paseo público.

La realidad del hecho, la marcha, se justifica en su realización, pero la valoración del acto se amplió “en nombre del pueblo de Fray Bentos”. Entonces fue distinguida “por su coraje cívico ante la situación creada con la Argentina por la instalación de las plantas de celulosa”, según el diario La República, Mirna Linale de Rosas, quien recibió de manos de su director un reconocimiento por la proclama leída en defensa de las fuentes de trabajo y el país productivo en mayo de 2006. “La profesora Linale se destacó por su coraje al leer una proclama de su autoría en la multitudinaria reunión del pueblo fraybentino…” versa el mismo artículo de La República de mayo de ese año. En la persona de Mirna Linale se premió la ambigua idea de valor cívico del pueblo fraybentino.

En la PROCLAMA del 16 DE MARZO DE 2006 se escucha:

“Ahora es el momento de expresar nuestra actitud decidida, es la hora de defender a nuestros obreros, que, por fin, gozan de la dignificación del hombre por el trabajo, es hora de defender el trabajo de nuestros hijos y de nuestros nietos. No estamos dispuestos a perder ni un solo puesto de trabajo, ni de las propias plantas, ni de las empresas colaterales, ni en el presente ni en el futuro.”

¿Realmente se defendía a los obreros que gozaban de una dignificación transitoria? ¿Cómo iban a luchar contra la pérdida de trabajo que se anunciaba entre líneas de la proclama? ¿Estas palabras tenían espesor? ¿Se apoyaban en un fondo concreto? Claro, las palabras nombran a todos, en todos los tiempos y la negación es contundente, sin embargo, no son palabras que resistan más que el tiempo en que son producidas. Las palabras defienden algo más que una convicción, no son los hombres que van a defender su trabajo, es la proclama misma que acababa de ponerse sobre los hombros la responsabilidad de la exaltación, ese personaje inútil y oscuro llamado valor cívico. El premio debería ser al atrevimiento irracional de querer asistir una crisis inevitable repetida en una historia mal analizada. No es un mito lo que se dice, es un mito la probabilidad de que se convierta en una consigna imposible de seguir los hechos.


Prosigue la proclama: “Honremos a Artigas no cediendo a la prepotencia y a la sinrazón de la fuerza”…“Nuestra presencia es soberana, y más que nunca, debemos mostrarnos tan ilustrados como valientes. Conciudadanos uruguayos, pueblo de Río Negro: desde el fondo del alma sintamos el orgullo de estar unidos, el orgullo de ser uruguayos"

El discurso contiene varias afirmaciones entre algunas desmesuras, referida alguna a la defensa de los obreros, la dignificación por el trabajo, la disposición a no perder un solo puesto de trabajo. La presencia de un Artigas hasta ahora desconocido en su aplicación, es sustraída como ejemplo para no ceder ante la prepotencia, pero en pleno contraste con la venta del rico patrimonio. Lo de la necesidad queda excluido y se resignifica en el corpus del discurso como un tener derecho a. Es decir, tomamos un Artigas aplicable a todo ejemplo independiente que puede desmantelarse y utilizarse como una formulación que fuera incluso repudiada por quien no hubiese aguantado una fraseología gastada de lo que pudo haber sido.

El momento de mostrarse ilustrado y valiente ha llegado (de nuevo), la situación es un tanto particular, las radios han incitado a defender la Planta (la patria), a tomar posición, un ciudadanismo que viene “desde el fondo del alma”, y que no se basa en una necesidad externa, ni en un relacionamiento mutuo, exaltando cierto patriotismo que provoca el orgullo espontáneo de poseerlo. Todo está dado, los elementos se encastran naturalmente y en la televisión se ve una pancarta que dice “solo queremos trabajar”. Es el momento de sentir que todo aquello que fue un problema de identidad, ya no lo es. La identidad es más fácil de lo que se pensaba, consta de un alma, del orgullo de estar unidos y lo peor de todo el orgullo del ser uruguayo que provoca defender otra vez a “los extranjeros” que señalan las autoridades como una imposibilidad de elidirse.

La proclama recuerda alguna película épica o la formulación histórica de un hecho positivo que ha trascendido la historia y que representa la realidad de un sentir público que se manifiesta en la presencia masiva. La consecuencia de la falta de trabajo se traduce a los piquetes, no es un tema anterior y las plantas de celulosa vienen a terminar con el problema del desempleo. Sin embargo he aquí un discurso que ya en su momento de enunciación poco tenía que ver con la descripción de la realidad, o su interpretación, o su discusión, sino más bien con la producción de un monólogo de sustento ideológico.

Estos ejemplos se borran constantemente de la memoria colectiva, porque generan situaciones frustrantes a la larga, por omisión o por enojo (frente a una lectura de hechos en el futuro) y no son susceptibles de ser analizados ya que están en una fuerte red de tejidos emocionales indirectamente inflamados por una época industrial diferente.

No se vuelven a tocar y solo se citan en paradógicos y naturales golpes de conciencia. Todo aquel que incitó a ir a la marcha, no puede sentir culpa, ni disculparse, ni siquiera naturalizarse, porque al otro día sabe con qué cara escucharse en el periodista. El olvido es un corrector fantástico que pasea de la mano con la omisión un domingo ramblesco.

Cuando la Fraybentina, diario digital que he mencionado, da noticia del hecho expresa "el día que nuestro pueblo salió a manifestar en defensa de las fuentes de trabajo y el país productivo", sustituyendo claramente “la defensa de la instalación de la Planta”, por dos cualidades, o palabras intencionalmente ubicadas como sinonimias trivializadas en el discurso.

La primera es una noción que hoy puede ser fácilmente desmentida por la falta de trabajo y la otra construcción es tomada de la cristalización emotiva de un elemento electoral y programático del Frente Amplio, el Uruguay que produce o productivo, sabiendo que lo producido en la planta no repercute en los obreros rionegrenses. Hoy el diario se aboca a noticiar los amagues de personas en los cortes y a propagandear a Botnia de una manera gráficamente desmesurada con un saludo de próspero año nuevo en la portada.

Hay que fijarse qué dicen los discursos, para qué sirven y a quién sirven, qué quieren de nosotros, tal vez nada, tal vez nuestra vida estirada por las dudas, que son buenas, pero que las responden en Radio Litoral. Cada vez que alguien nos recomienda sentirnos bien para canalizar un problema, hay que ver si ese problema no se estancó por la misma causa que nos aconseja.

José Jorge
Enero de 2009

16 comentarios:

fraybentino feliz dijo...

Es clarísimo. La sociedad fraybentina, -los desheredados en particular con los cuales el autor se pretende solidarizar- se constituyen en una pléyade de retardados mentales fácilmente manejados por unos grandes hermanitos con micrófono radial, los cuales a su vez son marioneta de un gran hermano finés.

Demasiado burdo, además de fascista y de una patética pobreza intelectual.

Vuelva en febrero.

Camila dijo...

no te entendí feliz, te gustan las herencias no? el micrófono de quién? solidaridad de desheredados? Eso es lo que pensás de los otros? otra vez los términos, pero sos por lo menos un lector responsable, tenés constancia.

feklicidades por los atrevimientos que representan

Anónimo dijo...

Se amargó el fraybentino feliz. Qué personaje!!!!!!

happy fraybentinian dijo...

Camila, se ve que tenés dificultades de comprensión lectora, o sea de entender lo que se escibe por si no te queda claro.

En mi modesta opinión -ya que te cuesta entender lo reitero con otras palabras- es demasiado evidente que para quien escribe este artículo, los fraybentinos somos una manga de tarados estupidizados por radio Litoral que nos ha lavado el cerebro para que apoyemos a Botnia.

El día que todos los fraybentinos tengamos la lucidez de escuchar diariamente a la cueva en radio Rincón, seremos libres.

¿Y si ponen una sucursal del Pastor Giménez? :-)

Camila (fraybentina) dijo...

No lo creo. Realmente sos un tipo fanático y pedante, tenés tremenda persecución con el grupo. Peor fue tu programa en litoral. Loco poné tu nombre. Realmente sos un tenso con ganas de joder (disculpen gurises). Te querés embanderar con todos los fraybentinos. No loco, levantate de la sillita, sos pura ideología, por suerte te tenemos para el museo, te enterrás solo.

carlos dijo...

¿Porque no hay carnaval en fray bentos?, ¿donde esta la cultura popular? de esta intendencia.

Juan Carlos dijo...

Fraybentino feliz, sos un politico frustrado lo unico que podes hacer es aconsejar al statu quo, sos el secretario del Sr. Bernz. El veneno que tiras aca es evidente de que forma parte del pensamiento unico fascista del "ser y hacer" fraybentino, elitista y conservador.

Anónimo dijo...

Me resulta sumamente interesante que podamos observar este tipo de rituales (la proclama), reventar en su estética, es como una hoja en blanco, en donde una muchedumbre (teniendo en cuenta el número de pobladores) proyectó sus fantasías en defensa de una promesa de trabajo. Este hecho tuvo más que ver con la práctica del rezo cristiano que con un acto democrático, lo digo por su monto de fantasías en torno a una figura redentora. "Se nos quedó el maleficio" la maldición del malinche.

Robert

kTTO dijo...

Bueno me toco opinar, No me parece que Jose sea un politico frustrado, me parece que es un buen tipo y sobre todo un intelectual, con un punto de vista reprochativo y en gran medida en este tema en particular le doy toda la razon del mundo. Botnia no es mas que un pesimo negocio mire por donde se mire, se repitio el maldito siclo de la historia y un par de Vampiros se quedaron con nuestra libertad y nuestro progreso y lo empeñaron por el gusto o mejor dicho por la "enfermedad" del dinero, no todos nos compramos los espejitos. Fray Bentos esta experimentando un cambio a nivel discurcibo sobre todo. pero las personas siguen teniendo las mismas caracteristicas y no hay nada de bueno en nuestra sociedad solo concidero bueno lo que se realiza, sea de mi agrado o no. Somo alcahuetes y sin memoria nos olvidamos de la gente que nos dio una mano y la tiramos a el olvido somos de grupetes cerrados yo ahora entiendo a Fray Bentos y la gente es una mierda no doy nada por nadie mas son una manga de chupa medias y alcahutes con unos foquitos con el super ego ensendido y la vanidad de ser los mejores. Sugiero realidad y Humildad. Saludos Jose, Somos todos Iguales somos todos Hipocritas vos yo y todos

fraybentino feliz dijo...

Y, Botnia es una creación muy funcional. Siempre es bueno tener a mano alguien a quien mangar o alguien a quien echarle la culpa.

Los políticos felices, les sacan presión.

No se, recuerdo el verano 2004-2005, el último verano antes que llegara el gran hermano del norte.

Eramos felices, en la calle no andaba ni el loro, cero cultura, cero mango, cero todo. Jubilados y empleados públicos. Eso si, tenía el gustito de lo propio.

Ahora vienen estos gringos y nos cambian todo. Y bueno, nadie escuchaba nada cuando se decía que no era fácial y que había que prepararse. Todo iba a ser un paraíso, aunque nadie reparaba que quienes decían eso eran los criollos no los rubios.

Y si, llegó la realidad. Ahora nos aparecen jóvenes conservadores con veleidades intelectuales.

¡Eramos tan felices antes que llegara Botnia!

Quizás la montonera de gurises que todos los días agarran la puente puerto para ir a laburar sea una desgracia. Mejor vivir sin trabajar.

Fuimos tan felices hasta el 2005.

Ah, y ¿porqué no hay Carnaval en Fray Bentos?

Ni idea.

Ahora lo que si estoy seguro es que cruzados de brazos esperando que un político o un finlandés hagan el carnaval, jamás va a haber carnaval en Fray Bentos.

En Mercedes, que la barra tiene las pilas puestas y no esperan ni que la intendencia ni los políticos les armen la movida cultural, la historia es otra.

Hay que ponerse las pilas.

De paso diviértanse

http://www.youtube.com/watch?v=mxPJ4Trry-w

Daniel Maza cerró el jazz a la calle con la cumbia "La Burrita" que se hizo conocida por los Wawancó.

De más está decir que los jóvenes creativos, de los 60 y los 70, los que cantaban "Hasta Siempre" o "Rasguña las piedras", consideraban a los Wawancó como lo más terraja, alienante, etc. Le enrostraban todo lo que hora se le enrostra a Tinelli.

Cambia todo cambia.

Anónimo dijo...

Sos un personaje famoso fraybentino. No te acordás de lo que los socialistas hicieron por vos? No te acordás de tu programa de radio boludo? Sos la ultra derecha de Los parchís, sos Olmedo, sos realmente la contra de vos mismo, sos Aníbal el "Namber Uan", sos los sesenta con ganas de criticar. Lo que no sos es un mala leche, porque tenés un puestito que crees que te da .

viva el crítico oficinista! Viva el que te conté!

Anónimo dijo...

Que pasa señores la cordura antes que la instransigencia, tienen que respetar todas las opiniones, lo que buscan es que el blog fracace y esto esta cada vez mas interesante, pero con respeto e hironia pasamos un momento grato todos, sigan exponiendo lo suyo y invitando a todo el mundo a exponer lo que le plasca, demuestren libertad y muy buenas ideas (que las tienen), pero no amenasas y menos sin certezas, asi que ese anonimo no ataque las criticas con amenasas del pasado, sino con ideas del presente.

Robert Urgoite; Matías Miñán; José Jorge; Jimmy Crespo; Arthurzico dijo...

fraynentino feliz: Estamos preparando un informe de "jazz a la calle", por supuesto estuvimos por ahí.

Anónimo dijo...

Son temas que se tocan poco porque se dan por sabidos. Festejo las iniciativas. Arriba gurises son parte del futuro sin duda

tienen el apoyo de este viejo
augusto

Anónimo dijo...

Como le va José.

una de las cosas más importantes es que lo que nos va a matar ambientalmente no es Botnia (directamente) sino todo el complejo sistema que se desarrolla alrededor de ella, es decir, la gran forestación no controlada y no contemplada por nadie en el sentido de la enorme importancia que acarrea.
todo el sistema agropecuario se va a ver afectado a mediano y largo tiempo, impactando directamente en nuestra pequeña economía y en el común de nuestras vidas. es muy complicado de explicarlo con tan pocas palabras.
espero se entineda lo que quise decir.
saludos gente

william@uruguayeduca.edu.uy
William

Anónimo dijo...

Se entendió lo más bein William. Gracias por tu comentario. Saludos

José